La palabra también sana.

marzo 30, 2020

Comparto esta carta que envié, días atrás a diversos hospitales en respuesta a la iniciativa de remitir cartas a pacientes anónimos que están solos para servir de acompañamiento. Porque la palabra también sana. Si te gusta o ayuda, genial. Si quieres compartirla, porque crees que vale de algo, hazlo sin problemas. Muchas gracias a ti por ser luz para mí.

Madrid, marzo de 2020.

Querido/a paciente:

No sé quién serás, cómo te llamarás y cómo estarás, pero ojalá las líneas que escribo a continuación sirvan de algo, te ayuden de alguna manera aun a riesgo de ser iluso. Lo hago con el corazón en la mano y con mucho cariño. Estoy convencido que tender la mano, sonreír aun sin saber si esa sonrisa le llegará a alguien, vale la pena. Siempre vale la pena ayudar. A mí, en mi día a día, hay gente que me ayuda y es genial. Me ayudan a cruzar la calle, a subir al Metro, a hacer la compra… Y, por eso yo también quiero ayudar, sentir que yo también puedo ayudar a alguien pese a mi ceguera.

Me llamo Alberto, soy ciego total y vivo solo pero, no por ello, dejo de disfrutar de la vida en la medida de lo posible. Tengo 53 años y, nacido en un pueblecito de Soria, el destino me trajo hasta esta ciudad tan acogedora, llena de oportunidades y de retos, aunque también tan complicada, a veces.

Te podría contar algunas cosas sobre mi vida pero no quiero ser pesado. Sólo te diré que soy un apasionado de la Cultura y especialmente de lo que tiene que ver con la lectura y la escritura. Es más, trabajo en la promoción de la lectura relacionada con personas ciegas.

Y es que no hay duda de que leer nos ayuda a ser más felices. Con un libro se puede viajar a mundos lejanos y exóticos, vivir experiencias maravillosas o protagonizar grandes romances. Las palabras tejen historias de colores, texturas y sonidos que, a través de la imaginación, cobran vida a nuestro alcance incluso sin salir de casa, estando entre cuatro paredes de una habitación de hospital o qué sé yo.

En fin, que si puedes abras las páginas de un libro, seguro que hay un libro para ti que está esperando a que le dediques tu atención y él, a cambio, te devolverá todo un mundo. . Ojalá puedas hacerlo y ojalá esto que te escribo sea un estímulo para ti estos días.

Te envío mi sonrisa de aliento, mis palabras de corazón, mis deseos de luz, paz y bien. El principito nos enseñó que lo esencial es invisible a los ojos, que sólo se ve bien con el corazón y, por eso, desde los ojos de mi corazón, quiero verte sonreír aunque sólo sea un poquito nada más, sentir que mis palabras son acariciadoras dándote esperanza y ánimos.

No te rindas nunca, siempre adelante. Merece la pena. Paz y bien.

Alberto.

Los comentarios están cerrados.