Pensando en tí

marzo 22, 2020

Carta de ánimo a pacientes ingresados durante epidemia de Coronavirus, sean o no enfermos de esta pandemia

Querido amigo o amiga que estás en un hospital en estos tiempos tan raros y complicados:

 

Te quiero hacer llegar todo mi cariño concentradito en unas cuantas líneas.

Podrías ser mi hermano, mi madre, mi amiga del alma o mi compañero de trabajo. Mi abuelo, mi tía, mi vecino del cuarto. Mi igual, mi prójimo al fin y al cabo.

 

Te escribo de corazón a corazón.

 

Me pongo en tu piel y me gustaría recibir la visita de mis seres queridos, que, seguro, estarán pensando en ti en todo momento y te llevarán en su corazón cada minuto del día.

Me pongo en tu piel y quisiera que me regalaran una sonrisa de ánimo.

Me pongo en tu piel y desearía saber cuándo va a acabar todo esto…

 

Te escribo desde casa, donde debo estar. Haciendo todo lo posible para que este tiempo incierto dure lo menos posible.

Pensando en personas, que, como tú, no lo estáis pasando muy bien y que desearíais estar encerraditos en casa en vez de en un hospital, por fantásticos o estupendas que sean los médicos, doctoras y enfermeras que os atienden. Algo que no dudo, ya que el personal sanitario es maravilloso por su vocación y dedicación, ahora y siempre.

 

Te escribo para enviarte un mensaje de aliento y esperanza. Para recordarte que todo pasa, hasta lo malo. Y para decirte que, igual que yo, muchas otras personas en Madrid, España y el resto del mundo, estamos pensando en ti, en todos vosotros y deseándoos una pronta recuperación.

Deseando de corazón que te pongas bien lo antes posible y que este episodio de tu libro acabe bien y cuanto antes.

 

No me conoces, no te conozco, pero da igual. Mi corazón está contigo y te lanza un mensaje de amistad y esperanza que arroje un poquito de luz en tanta incertidumbre.

 

Con todo mi cariño,

 

Tu vecina y amiga de Madrid

 

Irene

Etiquetas:
· ·
Categorias:
Paciente

Los comentarios están cerrados.