TÚ PUEDES!

marzo 19, 2020

Confío en quien te cuida y agradezco que tengamos esa posibilidad. Confío en ti y en que alimentes tus ánimos y tus esperanzas para ganar. Confío en que venzas a las cuatro paredes que te rodean y pronto queden sólo en tu memoria. 

Estimado desconocido. 

¿Cómo estás? Espero que recuperando fuerzas. Sí, debes recuperarte pronto. 

Aquí fuera observamos con atención todo lo que sucede. Contemplamos cada avance, por milimétrico que sea, de la situación. 

Todo es confuso y curioso al mismo tiempo. Las calles se vacían y yo, desde mi ventana, sólo escucho el trino de los gorrioncillos en los árboles. Ya no se oyen cláxones, ni el rugido de motores, ni los niños jugando en los parques. Sólo escucho el trinar como si el mundo estuviera en paz. Es confuso. 

Es la música que acompaña estos días de encierro. Todos encerrados en un esfuerzo común por frenar este demonio inconsciente que ha venido de forma repentina a perturbar nuestra calma. 

El confinamiento se disuelve levente a eso de las 20:00. Todo el mundo se asoma a la ventana y dedica un estruendoso aplauso a los profesionales que os cuidan y nos cuidarán. Aplaudimos en un rugido conjunto por ellos. 
Debes recuperarte pronto y unirte a ese aplauso, porque en ese aplauso no importa si eres de derechas, si el vecino es de izquierdas, uno es del centro, otro de arriba o el de más allá un marciano. Todos aplaudimos emocionados. Son paladas de remo en la misma dirección. Es curioso que necesitemos las desgracias para unirnos, pero al fin y al cabo nos unen.

 

Confío en quien te cuida y agradezco que tengamos esa posibilidad. Confío en ti y en que alimentes tus ánimos y tus esperanzas para ganar. Confío en que venzas a las cuatro paredes que te rodean y pronto queden sólo en tu memoria. 

 

Nadie en su sano juicio desearía esta situación, pero tras este terrible telón (que esconde una obra de terror) hay mucho del alma humana, mucho de solidaridad, mucho de compasión…Por eso te animo, estimado desconocido. Deseo tu pronta recuperación y tu posterior unión al aplauso diario. Deseo que veas desde fuera y con emoción a la señora mayor que hace mascarillas en su casa para ayudar. Deseo que veas desde fuera y con emoción a la niña que reprende al abuelo para que no salga de casa. 

Esta necesidad que ha surgido esta sacando lo mejor de las personas y de esta fértil unión solo puede brotar la victoria del conjunto. 

 

Mucho ánimo y mucha fuerza, querido desconocido. TÚ PUEDES.

Etiquetas:
· ·
Categorias:
Paciente

Los comentarios están cerrados.