Un abrazo que te llegue al alma

marzo 26, 2020

Quiero acercar el paisaje que veo desde mi ventana, para que quien está hospitalizado, pueda verlo también

Desde un pequeño pueblo y aunque no te conozca, quiero que sientas mi abrazo, fuerte, fuerte, de esos que llegan al alma. De esos que cuando los recibes sabes por un momento que todo va a salir bien. Como ahora no puedes ver cosas bonitas, aunque no hay nada más bonito que las personas que te están cuidando, quiero contarte lo que veo por mi ventana, para que tú también lo veas. Cierra los ojos y déjate llevar. Tengo la suerte de mirar al campo cada mañana. Desde mi ventana veo la sierra, los eucaliptos y las cigüeñas volando con sus picos cargados, dirección a la torre de la iglesia, donde anidan cada primavera. Veo las casas lejanas de mis vecinos, el trajín de tractores que van al campo para labrar una tierra que no entiende de virus. Un cielo azul y precioso, que pronto verás con tus ojos. Las flores de mi balcón renaciendo con este tiempo loco que todo lo ha adelantado. Veo a mi hija disfrutando con los pájaros que se posan sobre nuestra baranda y que cada mañana nos despiertan con sus cantos. Viaja conmigo por estos paisajes de olivos y encinas, de aire puro de Extremadura.

Gracias por estar luchando, gracias por aguantar un día más. Deja descansar tu cuerpo ahora para que luché contra este virus, luego volverás con fuerza para ver ese sol de nuevo y sentirlo sobre tu cara.

Recibe mi abrazo pensando en quien tú más quieras, pues a través de estas letras te lo está dando.

Viaja por tus rincones preferidos, por tu ciudad, por tu pueblo, hoy te acerqué un trocito del mío.

Espero que pronto veas tus paisajes. Un abrazo muy grande.

 

 

 

Etiquetas:
· ·
Categorias:
Paciente

Los comentarios están cerrados.